Oración al Espíritu Santo por los hijos

¡Oh! Espíritu Santo hoy vengo a ti cargada de temores por todo cuanto ocurre en el mundo.

Mi preocupación es tal, que vengo a solicitar de ti la protección para mis hijos. Los cuales muchas veces no están al alcance de mi vista y no sé a qué peligros se exponen.

Te pido Espíritu Santo que por el amor que le tengo a mi Padre misericordioso, del cual formas parte y eres Espíritu. Me concedas la gracia que te pido de proteger y cuidar a mis hijos siempre.

Espíritu Santo te imploro con fe que seas el escudo de protección divina que necesitan tanto de día como de noche.

Para que ningún enemigo los haga transitar por caminos equivocados o alejados de Dios.

Oye mi súplica ¡Oh! Espíritu Santo de Dios. Tú tienes el poder y la energía para accionar a favor de ellos y conducirlos por lugares seguros y sanos.

Excelso Espíritu Santo aparta todo peligro que pueda afectar la estabilidad física, mental y emocional de mis amados hijos. Los cuales fueron concebidos con mucho amor.

Escucha mi ruego Glorioso Espíritu Santo, que es el ruego de una madre creyente. Que recurre a ti con fe y esperanza para ver materializada, según la voluntad de Dios, el pronto auxilio para mis hijos.

Si estuvieran en peligro de muerte, te ruego no los abandones nunca Señor.

¡Oh! Espíritu Santo, humildemente te pido que cubras con tus alas blancas y luminosas los caminos por donde tengan que transitar.

Aparta de ellos toda oscuridad y permíteles encontrar a su paso, personas llenas de bondad que puedan auxiliarlos en momentos difíciles.

Te doy gracias mi bondadoso Espíritu Santo por escucharme y ser el protector de mis hijos. Por cuidarlos y guiarlos. Por ser su refugio y su fortaleza. Amén.

Oración espíritu santo por los hijos

La oración al Espíritu Santo, fortaleza para los padres

La relación de amor que existe entre una madre o un padre por sus hijos, hace posible el vínculo sagrado y directo con el Espíritu Santo. Por lo tanto, toda súplica que hagan les será escuchada casi de manera inmediata.

No importa cuando sea realizada la oración al Espíritu Santo. Siempre que sea hecha con mucha fe, toda clase de peticiones serán atendidas. Así que no te preocupes si tus hijos están ante situaciones difíciles, con Dios de su lado, nada podrá tocarlos.

La oración al Espíritu Santo por los hijos actúa con protección ante cualquier eventualidad del quehacer cotidiano. Bien sea, ante el riesgo de muerte o por padecimiento de cualquier enfermedad.

La esperanza y la convicción de que sus oraciones llegan al Espíritu Santo hacen posible que padres y madres minimicen todo tipo de angustia y temor. Definitivamente, la oración al Espíritu Santo por los hijos es un escudo impenetrable, sagrado y divino que ningún mal puede tocar.

El Espíritu Santo es acción

La voluntad de Dios se materializa a través del Espíritu Santo, allí se concentra todo su poder y toda su energía. De este modo, puede responder con rapidez a quien le solicita protección. Tal es el caso de los padres que piden por sus hijos.

La oración al Espíritu Santo por los hijos es la plegaria más poderosa y fuerte con que cuenta el padre de la humanidad. El con su Espíritu dirige sus acciones y hace que se cumpla su voluntad suprema.

Por todo esto, es necesario que el ser humano que eleva su oración al Espíritu Santo, debe esperar paciente y con humildad. Es decir, sea cual sea la voluntad de Dios, de manera resignada hay que aceptarla, para no ir en contra de sus designios.

Respetar la voluntad de Dios también es un acto de amor en nuestra relación con el Padre de todos. Allí está implícito el valor de la obediencia y el respeto por quien nos ha dado la vida.